🦷 Alimentos perjudiciales para la salud dental

🦷 Alimentos perjudiciales para la salud dental

Nuestros hábitos alimenticios son importantes y no debemos ignorar algo tan fundamental como es llevar una dieta equilibrada y saludable. Es por eso que no solo debemos cuidar nuestro cuerpo, sino que también es crucial llevar una buena salud dental. En publicaciones anteriores os dábamos a conocer algunos Alimentos Beneficiosos para la Salud Dental los cuales sería muy recomendable incluir en nuestra dieta diaria. Esta vez, en cambio, os presentamos algunos de los alimentos más perjudiciales para la salud dental, los cuales debemos mantener alejados de nosotros o, de consumirlos, hacerlo en una medida controlada y responsable.

 

Caramelos, golosinas y alimentos pegajosos

Los caramelos duros y azucarados hacen que nuestros dientes estén expuestos al azúcar que estos contienen durante un tiempo considerable, favoreciendo la aparición de caries. Además, morder un caramelo puede dañar el esmalte y provocar un diente roto o astillado. En el caso de las golosinas, al igual que los caramelos, nos exponemos a grandes cantidades de azúcar y, además, se pegan en nuestros dientes dificultando que la saliva elimine dicho azúcar.

Al mismo tiempo, los alimentos pegajosos como las frutas secas (ciruelas, uvas pasas, orejones de melocotón…) contienen azúcares muy pegajosos, los cuales quedan adheridos en los surcos de los molares y causan caries.

 

Bebidas ácidas y refrescos

Los zumos, las bebidas deportivas y los refrescos tienen un alto contenido en azúcar y ácido, dos cosas sumamente perjudiciales para nuestra salud dental. Aquellas bebidas altamente ácidas pueden erosionar el esmalte y hacer nuestros dientes más susceptibles de sufrir caries e hipersensibilidad dental. Dicha acidez puede neutralizarse si posteriormente bebemos mucha agua natural.

Los refrescos y bebidas energéticas contienen ácido fosfórico, que “ataca” al calcio de los dientes haciendo que se vuelvan frágiles y vulnerables.

 

Bebidas alcohólicas

El alcohol causa deshidratación y boca seca, lo que puede causar caries y otras infecciones orales. Sin embargo, el mayor riesgo es que su consumo excesivo aumenta las probabilidades de sufrir cáncer de boca, especialmente combinado con el tabaco.

Cabe destacar que el vino tinto es otra bebida cuyo consumo debemos controlar, ya que contiene taninos, unas sustancias que fomentan la sequedad bucal y manchan nuestros dientes.

 

Hidratos de carbono refinados con almidón

Los almidones se tratan de hidratos de carbono que se adhieren a nuestra boca y posteriormente se convierten en azúcares. Las bacterias se alimentan del azúcar y producen ácidos que provocan las caries del diente. De esta forma, alimentos como las patatas fritas, el pan, las pastas o las galletas saladas pueden dañar los dientes de la misma forma que las golosinas.

 

 

 

Las cantidades y frecuencias de consumo inadecuadas de estos alimentos es lo que les convierte en algo muy perjudicial para nuestra salud dental. Es por ello que siempre es importante evitar abusar de su consumo y lavarse los dientes tras comerlos y usar hilo dental para eliminar posibles restos.