🦷 Encías inflamadas

🦷 Encías inflamadas

Tener las encías dañadas debido a la inflamación es una de las afecciones dentales que afecta a más personas en nuestro país. Aunque existe la creencia popular de que tener las encías inflamadas o, incluso, encías que sangran es “normal”, la realidad es muy diferente. 

Las encías en mal estado son el principal síntoma de la enfermedad periodontal, una enfermedad que es necesario detectar cuanto antes y tratarla para garantizar el buen estado y la permanencia de los dientes. 

¿Cómo detectar unas encías inflamadas? 

Lo primero para poner solución a la enfermedad periodontal es identificar cuándo se están inflamando las encías. 

Se considera que las encías están inflamadas cuando están hinchadas, con un tamaño mayor al habitual, rojas o moradas. Además, las encías que se encuentran enfermas pueden doler o sangrar. 

No es una afección difícil de identificar. El propio paciente puede apreciar a simple vista que sus encías no se encuentran en buen estado de salud con un vistazo al lavarse los dientes. 

Por lo tanto, si tienes las encías rojas, moradas, si están inflamadas y, por supuesto, si sangras cuando te lavas los dientes, puedes estar sufriendo la enfermedad de las encías. 

Causas de la inflamación gingival 

La inflamación de las encías también es conocida como inflamación gingival, y sus causas pueden ser muy variadas. Por ese motivo, es importante detectar cuanto antes el problema, para identificar las causas y ponerle remedio con la mayor rapidez posible. 

La causa principal de las encías inflamadas es una acumulación de placa bacteriana en los espacios existentes entre los dientes. Esta placa puede ser producto de una higiene dental deficiente, que se convierte en sarro y daña las encías. 

Pero, además de esta, hay otras posibles causas de la enfermedad gingival. Por ejemplo, un cambio hormonal en el organismo del paciente, como es el caso de los adolescentes o de las mujeres embarazadas. También puede deberse a un tratamiento médico concreto. 

Además, el riesgo aumenta cuando el paciente tiene antecedentes familiares de periodontitis, o si es fumador, padece del corazón, tiene diabetes, osteoporosis, VIH u otras enfermedades.

¿Qué diferencia hay entre gingivitis y periodontitis? 

Cuando hablamos de enfermedades de las encías, es importante distinguir entre los dos tipos existentes: gingivitis y periodontitis. 

La gingivitis es la primera fase de la enfermedad. En caso de desarrollarse, podría terminar desembocando en una periodontitis. Los síntomas de esta enfermedad son: 

  • Sangrado de las encías al cepillar los dientes, al morder determinados alimentos o al pasar el hilo dental. 
  • Inflamación de las encías. 
  • Encías que se vuelven de un color más rojo o morado. 

En la Clínica Dental Ortega estamos especializados en el tratamiento de ambas enfermedades de las encías. 

En el caso de la gingivitis, el tratamiento principal es una limpieza dental y, a continuación, le facilitamos al paciente las pautas necesarias para tener buenos hábitos de higiene bucal. 

La periodontitis es la fase más avanzada de la enfermedad de las encías. Quienes tienen esta afección en sus encías, tienen los mismos síntomas que quienes tienen gingivitis. Pero, además de ellos, tienen estos otros: 

  • Encías muy sensibles, que pueden llegar a ser dolorosas. 
  • Mal aliento o halitosis. 
  • Las raíces de los dientes empiezan a asomar y ser visibles debido a una recesión de las encías. 
  • Las piezas dentales se comienzan a mover. 

Si una periodontitis no se trata adecuadamente a tiempo, puede llevar a la pérdida de las piezas dentales. Por eso, es fundamental ponerle remedio cuanto antes. 

El tratamiento para la periodontitis es algo más complejo, e incluye una exploración radiológica de la zona, un estudio microbiológico y un raspado y alisado radicular. 

¿Qué complicaciones puede tener la periodontitis?

Si no se realiza una revisión de las encías regularmente, de manera que podamos determinar si se está desarrollando una gingivitis que pueda desembocar en periodontitis, esta enfermedad puede proliferar en la boca del paciente. 

Y, en caso de que la enfermedad se extienda y se agrave, puede tener una serie de complicaciones que son las siguientes: 

  • Abscesos dentales. 
  • Pérdida de las piezas dentales. 
  • Dientes que se tuercen o se mueven. 
  • Infección o abscesos del tejido de la encía. 
  • Infección en los huesos de la mandíbula. 
  • Boca de trinchera (desarrollo de úlceras dolorosas debido a una descompensación de las bacterias patológicas) 

¿Cómo prevenir las enfermedades de las encías? 

La gingivitis y la periodontitis son dos enfermedades de las encías que, como hemos visto, pueden tener serias consecuencias en la salud bucodental, llegando a producir la pérdida de piezas dentales. 

Una revisión de encías regular puede prevenir la aparición de estas enfermedades. Pero, además de la prevención acudiendo regularmente a la clínica dental, ¿qué más puedes hacer para prevenir las encías inflamadas? 

Aquí te damos algunos consejos que puedes seguir para que la gingivitis no sea un problema en tu salud oral: 

  • Acudir regularmente al dentista para realizar limpiezas dentales y así eliminar la placa que se haya podido producir. 
  • Cepillar los dientes, al menos, dos veces al día. Aunque lo aconsejable es hacerlo después de cada comida. 
  • Utilizar hilo o seda dental, o cepillos interproximales, para eliminar los restos de comida que hayan quedado en las zonas interdentales incluso después del cepillado. 
  • Utilizar enjuagues bucales con agentes antibacterianos de forma regular. 
  • Mantener una dieta sana y equilibrada, evitando el exceso de azúcares que puedan deteriorar la calidad de los dientes. 
  • En caso de ser fumador, dejar el mal hábito del tabaco. 

Seguir todos estos consejos te ayudará a mantener una higiene bucal apropiada y evitará que se cree la placa bacteriana que termina convirtiéndose en sarro y produce gingivitis. 

Tener en cuenta estos consejos será de gran ayuda para mantener o mejorar la salud de tu boca. Recuerda que, para estar seguro de que tus dientes y encías se encuentran sanos, lo mejor es acudir al dentista al menos dos veces al año. 

Si quieres mejorar la salud de tus encías, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Somos tu clínica dental especialista en periodoncia en Santander y estaremos encantados de ayudarte a mantener tus encías saludables.

Compartir: