¿Qué son los implantes dentales?

Son unas raíces artificiales de titanio clínicamente puro (un material con un excelente grado de compatibilidad con el organismo) que se coloca en el hueso mandibular o maxilar con el fin de crear una base sólida para restaurar dientes individuales o prótesis parciales o totales.

Desde un punto de vista funcional, los implantes dentales son exactamente iguales que nuestros dientes naturales por lo que nos permiten masticar con total comodidad, sonreír, hablar y, en definitiva, sentir la misma seguridad que con nuestra propia dentadura.

Los implantes dentales se componen de:

  • Corona artificial: Parte visible que se elabora de manera personalizada y que aportará estética y funcionalidad.
  • Poste metálico: Parte interna de la restauración sobre la que se fija la corona y esta, a su vez, conecta en el interior del implante.
  • Implante: Raíz de titanio que se fija en el hueso y que va a soportar el diente artificial que se una e él.

 

Dependiendo de la cantidad de hueso (anchura y altura), el cirujano elige el implante adecuado que luego insertará. La superficie del implante se puede “bañar” con el plasma del paciente, de forma que la integración en el hueso es más rápida y de mayor calidad.

 

Beneficios de los implantes dentales

 

1 – DISMINUIR LAS SOBRECARGAS DE LAS PIEZAS RESTANTES
Al ir perdiendo piezas dentarias, las restantes tienen que soportar todas las fuerzas de la masticación, sufriendo una importante sobrecarga y viendo acortada su vida útil. Con los implantes no sólo reponemos los dientes que hemos perdido a nivel estético sino también a nivel funcional.

2 – FRENAR LA REABSORCIÓN ÓSEA (PÉRDIDA DE HUESO)
Cuando perdemos una o varias piezas dentarias se inicia un proceso de reabsorción o pérdida ósea que, en muchos casos, se ve acelerado por la presión de las prótesis removibles (de quita y pon). Al implantar las raíces artificiales se frena también la reabsorción ósea, cuyas consecuencias funcionales y estéticas pueden llegar a ser dramáticas.

3 – REGENERAR GRACIAS AL PLASMA RICO EN FACTORES DE CRECIMIENTO
El uso del plasma proporciona una cantidad de proteínas  en el lugar de acción que aumentan la capacidad de regeneración del hueso perdido durante años, así como la reparación de tejidos después de una cirugía.

4 – MEJORAR LA FUNCIÓN DENTAL
Poder sustituir las dentaduras removibles (de quita y pon) por dientes fijos, mejorando la función y la estética de nuestra sonrisa. Reponer piezas dentales sin necesidad de tocar los dientes naturales, permitiéndonos masticar, sonreír y hablar con total normalidad.

5 – MEJORAR ESTÉTICA
Las prótesis dentales, fijadas sobre los implantes, tienen misma forma, color y tamaño que los dientes propios. Su gran ventaja radica en que el resultado final es totalmente natural, no se ven como piezas artificiales, y los pacientes con implantes pueden sonreír y hablar con total normalidad.

6 – SOLUCIONES PERSONALIZADAS
Los problemas en implantología aparecen por la falta de hueso o bien en altura o bien en anchura. Disponer de un sistema de implantes con una amplia variedad de diámetros y longitudes permite ofrecer soluciones adaptadas a cada paciente.

 

¿Es un tratamiento seguro?

 

Gracias a una tecnología en constante evolución, la implantología dental es una técnica muy segura y predecible siempre que sea realizada y supervisada por un experto. De hecho, así lo establecen numerosos estudios clínicos a largo plazo. Cualquier paciente que desee que sus implantes y prótesis perduren debe tener presente que requieren unos cuidados fundamentales: higiene y revisiones periódicas.

Los implantes que utilizamos en nuestra clínica dental son el resultado de los últimos avances biotecnológicos, fruto de más de 20 años de investigación. Están elaborados con materiales de la máxima calidad y has sido sometidos a controles exhaustivos de fabricación y precisión.

 

Preguntas más frecuentes (FAQ)

 

UN IMPLANTE, ¿ES UNA DECISIÓN IMPORTANTE?
Sí. Lo primero que debes hacer es asesorarte bien con tu dentista para saber exactamente cuál es el problema. Te hará un diagnóstico completo de tu boca para saber si eres o no un candidato adecuado para la colocación de implantes. Siempre que tengas cantidad y calidad de hueso suficiente y tu estado de salud general sea bueno está indicadas su colocación.

Además los implantes dentales son un tratamiento duradero, pero no hay que olvidar que una higiene diaria y la asistencia regular a los controles de mantenimiento establecidos por su dentista, son requisitos indispensables para el buen funcionamiento de los mismos.

¿PUEDO PONERME UN IMPLANTE?
A la hora de colocar un implante, el profesional es el que debe realizar los estudios necesarios para evaluar si se dan las condiciones adecuadas de calidad y cantidad de hueso maxilar, así como revisar el estado general del paciente.

Sólo en casos de pacientes con condiciones especiales como cáncer, diabetes no controladas, pacientes psiquiátricos, jóvenes sin finalizar su desarrollo, embarazadas y fumadores estaría contraindicada la colocación de implantes.

¿EN UN TRATAMIENTO DOLOROSO?
No. A pesar del miedo ancestral al dentista, hoy en día la población en general es consciente de que el dentista no hace daño. Un tratamiento de implantes exige una pequeña intervención quirúrgica, pero las molestias que esto puede ocasionar se pueden controlar perfectamente. Por lo general, dichas molestias no van a a ser más que las producidas por la extracción de una muela.

¿EXISTE EL RECHAZO?
El concepto de oseointegración es el opuesto al rechazo. Por lo tanto, podemos decir que el rechazo, utilizando la técnica y materiales adecuados, no existe.

Podría suceder que perdiéramos alguno de los implantes colocados, por infecciones, sobrecarga prematura de los implantes, mala calidad ósea o por algunas otras causas más infrecuentes aún. Precisamente para evitarlo es por lo que estos tratamientos se deben realizar por un especialista cualificado que controle perfectamente todos estos parámetros. El tabaco es una causa común e importante de fracaso de un tratamiento con implantes dentales ya que perjudica gravemente la salud de sus dientes.

¿CUÁNTO DURA EL TRATAMIENTO?
Los tratamientos con implantes están en constante evolución. El tiempo tradicional de oseointegración es de 3 o 4 meses en la mandíbula y de 4 a 6 meses en el maxilar aunque se pueden acortar en algunas situaciones especiales.

Si tenemos un hueso de buena calidad y una buena estabilidad inicial, en algunos casos podemos realizar lo que se denomina “carga inmediata”, o dientes en un día: colocar unos dientes provisionales el mismo día o al día siguiente, y una vez transcurrido el tiempo normal de oseointegración, se realiza la prótesis definitiva. Pero será su especialista el que en cada caso indicará cuál es la mejor opción.

¿QUÉ ES LA OSEOINTEGRACIÓN?
Se ha podido demostrar científicamente que, en condiciones cuidadosamente controladas, el titanio y el hueso vivo se integran con un alto grado de predictibilidad y sin inflamación de los tejidos blandos que lo rodean. Esta unión íntima de las células óseas con la superficie del titanio se denomina oseointegración: el hueso acepta el titanio como si en realidad formara parte de la estructura del propio organismo, produciendo de esta forma una soldadura biológica y uniéndose a su superficie.

 

Plasma rico en factores de crecimiento

 

Hoy en día es posible potenciar la capacidad del cuerpo humano para curarse a sí mismo. A través de la técnica del plasma rico en factores de crecimiento es posible asilar, concertar y extraer de la sangre proteínas que desempeñan una función esencial en los procesos de reparación de los tejidos.

Estas proteínas son los factores de crecimiento que de forma natural se encuentran en el plasma sanguíneo y en el interior de las plaquetas. Gracias a ellos, las células reciben la señal de que deben reproducirse, crecer, moverse y reparar el tejido en el que se encuentran.

La tecnología del plasma rico en factores de crecimiento ha supuesto una revolución en el campo de la odontología, que permite ofrecer soluciones mínimamente invasivas, personalizadas, bioseguras y predecibles.

 

 

El éxito de un implante dental

 

Para que un tratamiento implantológico tenga éxito es necesario elegir un sistema de implantes que ofrezca un mayor rango de soluciones a medida, ajustadas a cada necesidad, desde la planificación previa a la cirugía, la elección del implante adecuado, el uso de técnicas quirúrgicas avanzadas, hasta la elaboración personalizada de la prótesis final, de forma tal que los profesionales dentales puedan abordar sus tratamientos con la máxima confianza y predictibilidad.

 

📩 Solicita información o presupuesto sin compromiso: https://www.clinicadentalortega.es/contacto/