Me falta una pieza dental, ¿por qué es recomendable un implante?

En el mundo de la salud bucodental existe en los últimos años cierta discusión en lo referido al tema de los implantes dentales. Defensores y detractores presentan sus argumentos para que sean los usuarios los que decidan al respecto.

 

¿Qué es un implante dental?

Un implante dental es un tornillo (de titanio, normalmente) que se introduce en la rama mandibular correspondiente, con el fin de sustituir a una pieza perdida. Está demostrado que tienen excelentes resultados en más del 95 % de los casos.

 

Ventajas de un implante cuando falta una pieza

  • Al ser una solución permanente, tiene una alta durabilidad ante las perdidas dentarias y trasmiten mucha más estabilidad. Además, terminan encajando mejor en cada espacio y consiguen evitar el uso de adhesivos. La sensación de masticar también mejora.
  • Osteointegración. Al cabo de 6-8 semanas, el hueso se acaba uniendo al implante por lo que la única de eliminarlo sería cortando alrededor del hueso, facilitando su adaptación.
  • Pérdida ósea. Se consigue disminuir de manera considerable la perdida de materia ósea.
  • Estética dental. Al poder posicionarse mejor y adaptarlos con más facilidad, el acabado estético también mejora. El paciente consigue una mayor seguridad en sí mismo respetando la forma natural de la sonrisa. Existe una mejora de confianza, en la capacidad para comer con normalidad y, obviamente, en la calidad de vida.
  • Mejor salud bucal. Son más fáciles de limpiar que otras soluciones odontológicas como los puentes. Y evita otras futuras lesiones al no tener que modificar al resto de piezas circundantes.
  • Es una técnica que permite colocar las piezas en un solo día.

 

 

Prejuicios frente a los implantes

  • Son muy caros. Sus precios son elevados y pueden parecer un “gasto innecesario”, sin embargo, a largo plazo es una inversión muy rentable, dental, estética, etc.
  • Puede haber un rechazo. Es cierto que el hueso rechace el material del implante, pero son casos muy excepcionales y poco comunes.
  • La cirugía. Este tratamiento puede provocar desde dolor o hinchazón hasta sangrado variable, entre otras complicaciones. Sin embargo, se trata de una cirugía menor que rara vez derivará en una infección por culpa de roturas o daños en los nervios o musculaturas adyacentes.

 

En definitiva, la gran cantidad de potenciales ventajas parecen decantar la balanza del lado de los implantes dentales con respecto a otras soluciones como las dentaduras removibles.

Si bien es cierto que tiene algunos inconvenientes, a largo plazo es una opción que requerirá menos costo y mantenimiento por lo que se acabará convirtiendo en una buena medida de ahorro.

De todos modos, cada persona es libre de elegir la opción que más se adecue a sus necesidades físicas, sociales, económicas y psicológicas, aunque siempre se recomienda acudir a un profesional del sector para que pueda informar de manera adecuada y profesional de todos los pros y los contras de cada técnica.

Si todavía tienes dudas, te recomendamos que solicites una cita para que atendamos tu caso en particular y estudiemos todas las opciones.