🦷 Cambiar el aspecto de nuestras encías

🦷 Cambiar el aspecto de nuestras encías

Cuando tratamos de conseguir una sonrisa perfecta, no solo realizamos tratamientos basados en modificar la apariencia de los dientes, sino también aquellos centrados en cambiar el aspecto de nuestras encías. Éstos últimos están enfocados a las personas que al sonreír, muestran una cantidad de encía mayor de lo habitual. Esto se conoce como “sonrisa gingival” y puede suponer un complejo para muchas personas.

¿Qué es la sonrisa gingival?

La sonrisa gingival consiste en la predominancia de la encía sobre el diente. Debemos tener en cuenta que cada paciente es diferente y que la percepción del tamaño de su encía dependerá del conjunto de su rostro. La consideración de sonrisa gingival es diferente entre hombre y mujeres:

    • Para un hombre consideramos que existe sonrisa gingival cuando al sonreír muestra más de dos milímetros de encía.
    • Por otro lado, en las mujeres la sonrisa gingival se considera a partir de una exposición de tres o cuatro milímetros de encía.

La sonrisa gingival sería un problema de fácil solución, en caso de que se desee corregir. Para ello se realiza un alargamiento coronario, lo que mejora rápidamente el aspecto de la sonrisa. Con este tratamiento remodelamos el contorno de la encía para dejar a la vista más fragmento de la pieza dental, creando así una sonrisa más armoniosa.

cambiar el aspecto de nuestras encias

¿Cómo tratamos la sonrisa gingival?

Como ya hemos mencionado anteriormente, el mejor tratamiento para corregir la sonrisa gingival sería un alargamiento coronario. La realización de este proceso para cambiar el aspecto de nuestras encías es sencillo y te lo expondremos a continuación.

    1. Realización de un diagnóstico a través de fotografías del estado de la boca del paciente y su línea de la sonrisa. Esto lo acompañaremos de un sondaje periodontal del contorno del hueso para valorar cómo se encuentran esas zonas.
    2. Realizaremos un intervención usando anestesia local, en la cual se recortará el contorno de la encía de varios dientes. Esta intervención se realiza en la propia consulta, y no hay necesidad de hospitalización.
    3. En el caso de que no baste con eliminar únicamente un poco de la encía, se procederá a quitar hueso, en cuyo caso se despegará la encía del diente para poder acceder mejor a la raíz.

Tenemos un equipo profesional y altamente cualificado, que te ayudará a que consigas esa sonrisa armónica que deseabas.

Otros casos donde es necesario o recomendable cambiar el aspecto de nuestras encías

Ya hemos explicado anteriormente el caso de la sonrisa gingival, pero éste no es el único caso en el que es necesario o recomendable cambiar el aspecto de nuestras encías. A continuación expondremos algunos de estos casos:

    • Bruxismo. La erosión y desgaste de los dientes es causa principal del bruxismo. Las piezas dentales, al perder su tamaño original, provocan una asimetría con el tamaño de la encía.
    • Encías retraídas. Cuando el paciente sufre un retraimiento de las encías, el remodelado se centra en recuperar el nivel gingival. El objetivo es que el diente quede cubierto en su proporción óptima y la encía vuelva a realizar su función estética y utilitaria.
    • Encías inflamadas por acumulación de sarro. La acumulación excesiva de sarro puede llegar a alterar la salud de las encías, provocando su inflamación, enrojecimiento e irritación.
    • Sobrecrecimiento del maxilar superior. Las alteraciones del tamaño del hueso maxilar superior pueden provocar un exceso de encía.
    • Erupción Pasiva Alterada (EPA). Este trastorno de crecimiento tiene lugar en la adolescencia. Provoca que las encías no se retiren lo suficiente y terminen cubriendo en exceso el esmalte dental de algunas piezas.
    • Malposición dental. Muchas irregularidades en la línea de la encía vienen dadas por la malposición de un diente o por alguna deficiencia anatómica.
    • Recomposición del estado de las encías. Algunas caries pueden llegar a afectar la parte del diente que está cubierta por la encía. Por otro lado, algunas fracturas accidentales del diente también pueden ocasionar perjuicios en el tejido periodontal.
    • Retraimiento o inflamación de la encía durante la ortodoncia. Con el movimiento de los dientes podemos encontrarnos algún caso en el que las raíces de las piezas dentales se exponen en exceso. En otros casos, la encía aparece irritada o inflamada tras la ortodoncia.
Compartir: