🦷 Preguntas Frecuentes al acudir al dentista.

🦷 Preguntas Frecuentes al acudir al dentista.

Estas son algunas de las preguntas más comunes a la hora de acudir a tu dentista.

¿Por qué muchas personas tienen miedo de ir al dentista?

El miedo al dentista, u odontofobia, es un miedo irracional que algunas personas manifiestan en la consulta del odontólogo. La confianza en tu dentista, una adecuada comunicación e información sobre el tratamiento que te van a realizar son factores claves que ayudan a superar este tipo de miedos. El trato con el paciente por parte del odontólogo, y su experiencia en estos casos también marcan la diferencia. .

¿A partir de qué edad es recomendable empezar a cepillarse los dientes?

Desde que asoman los primeros dientes (es decir, aprox. a los 6 meses de edad), los padres deben comenzar a cuidar los dientes del bebé.
Es conveniente empezar el hábito de cepillar los dientes sin pasta desde el primer año de edad (12 meses).
A partir de los 3 años, se puede proceder a incluir una pequeña cantidad de pasta dental infantil; siempre inferior al volumen de un guisante.

¿Cómo se cepillan los dientes de forma correcta?

Se deben cepillar con suavidad, de arriba hacia abajo, aplicando movimiento rotativo para cepillar dientes y encías
Limpiándolos por dentro y por fuera sin olvidar las muelas del fondo
Cepillar la lengua y enjuagarse bien.

¿Cuáles son los cuidados básicos que debemos llevar en nuestro día a día?

Cepillarse los dientes tres veces al día un mínimo de 2 minutos cada vez y es recomendable pasar el hilo dental entre todos los dientes de una manera correcta. Lo recomendable es hacer una visita al dentista, al menos, una vez al año, para revisar el estado de los dientes y de los tejidos orales. La Clinica Dental Teresa Ortega recomienda realizar una visita cada seis meses y así poder realizar un seguimiento real del paciente y evitar problemas y patologías derivadas de su boca.

¿Existe alguna limitación de edad en los tratamientos con ortodoncia?

No. El “aparato dental” puede colocarse a cualquier edad, no sólo para mejorar la estética de la boca, sino también la funcionalidad. La ortodoncia no es de uso exclusivo para la alineación dental, sino que también mejora la oclusión, logrando un mejor contacto entre las piezas dentales. De esta forma se evitan problemas como el desgaste dental y se reducen las alteraciones de la articulación de la mandíbula.

Muchas personas evitan la ortodoncia por los “problemas estéticos” que les generan ¿Qué posibilidades o alternativas existen a los brackets convencionales?

Existen algunos tipos de ortodoncias que se denominan Ortodoncias Invisibles (Invisalign), que permiten obtener los mismos resultados que la ortodoncia convencional, sin que el paciente necesite utilizar los brackets metálicos, sino mediante un sistema de fundas, muy cómodo y práctico.

¿Cuál es el mejor tratamiento de ortodoncia?

Los tratamientos con brackets metálicos, como con brackets cerámicos y ortodoncia invisible son igual de efectivos. El empleo de un tipo u otro de ortodoncia dependerá de las necesidades estéticas del paciente aunque, en algunos casos, puede estar determinado por las necesidades del tratamiento, como en caso de grandes apiñamientos donde está indicado el uso de brackets.

¿Cuándo es el momento de extraer las muelas del juicio?

Es recomendable realizar la extracción cuando no existan síntomas ni molestias, de esta forma la recuperación es más sencilla. Desde la Clínica Dental Teresa Ortega recomendamos que las personas menores de 20 años acudan al odontólogo para que se evalúe la necesidad de extraer sus muelas del juicio.

¿Es necesario extraer SIEMPRE las muelas del juicio?

No. La extracción de las muelas del juicio está sujeta a casos que generen algún tipo de problemas, como dolor, infección o que las propias muelas afecten a la posición del resto de las piezas dentales. La extracción es sencilla y no es dolorosa.

¿Que relación hay entre el estrés y el bruxismo?

El estrés y/o la ansiedad son uno de los responsables directos del bruxismo (morder, raspar y apretar los dientes), dado que apretar la mandibula en reposo o durmiendo es una forma muy común de expresar las tensiones internas y el estrés acumulado.

¿Cuál es la enfermedad bucodental más común?

Sin duda, la caries es la enfermedad que con mayor frecuencia afecta a la salud oral. Puede aparecer en todas las edades, incluso es habitual en los niños con dientes de leche.

¿Cuál es la mejor solución para reponer piezas dentales perdidas?

Los implantes dentales son el mejor tratamiento para reponer las piezas dentales que se han dañado o perdido. Se trata de un tratamiento muy seguro y con resultados similares a los del diente natural. Para aquellas personas que no deseen pasar por este procedimiento, existen otras alternativas, como las prótesis o los puentes dentales.

¿Es doloroso ponerse implantes dentales?

El procedimiento quirúrgico para poner implantes dentales no es doloroso, aunque puede generar molestias en los días posteriores a la cirugía.

¿Qué ventajas tiene un implante dental?

Los implantes dentales suponen una mejora en la salud bucodental y la calidad de vida de las personas que los llevan. Sustituyen los dientes perdidos o en mal estado, con lo que recuperas no sólo la estética sino también la funcionalidad de tu boca. Se pueden realizar con tratamientos de carga inmediata, para que puedas disfrutar de tus dientes nuevos y hacer vida normal en un día.

¿De qué depende el color de nuestros dientes?

El paso del tiempo y el uso producen un desgaste del esmalte, que hace más visible la dentina. Con el tiempo, la dentina también se oscurece debido al envejecimiento del propio tejido. Además, los cambios de color pueden ser producidos por: trastornos metabólicos; la administración de medicamentos durante el embarazo o al recién nacido; el consumo de tabaco, café o té; una defectuosa higiene dental…

¿Afecta el tabaco a la salud dental?

Si, por supuesto. Los dientes de los fumadores se tiñen debido a la acción del tabaco, ya que el alquitrán y la nicotina se disuelven en la saliva y se fijan en la superficie del diente. El tabaco reduce la vascularización de las encías provocando una pérdida de encía y hueso, lo que hace al fumador más propenso a la aparición de sarro y gingivitis, ya que también altera y actúa sobre la flora microbiana de la boca. Además, el humo lesiona la mucosa bucal, pudiendo degenerar en carcinomas. Su consumo está relacionado con la aparición de la halitosis (mal aliento).